Yoga y Maternidad

El yoga es una práctica excelente para prepararte a nivel físico, psicológico y espiritual de cara a las transformaciones que supondrá la llegada del bebé a vuestras vidas. La gestación de un hijo es una oportunidad única para abrirte a nuevas experiencias y sentimientos.

La práctica de Yoga durante el embarazo te permite vivir la gestación de una manera consciente y saludable. Te conecta con la Vida que crece en tu interior, te ayuda a disminuir molestias y a aceptar con calma los cambios de estos nueve meses. El yoga aumenta la posibilidad de un parto natural y de una rápida recuperación.

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer cambia continuamente. El aumento de peso modifica la estática corporal y la posición de los órganos internos. Los ligamentos y las articulaciones se ablandan preparándose para el parto. El corazón, los pulmones, los riñones y todo el cuerpo materno colaboran junto con la placenta para facilitar la nutrición, la oxigenación y el crecimiento de tu hijo/a.

Los cambios no solamente afectan al cuerpo físico. Las hormonas y la presencia del bebé alteran tu estado emocional, tu energía y tu percepción mental invitándote a cuestionar tus objetivos y prioridades.

- Los estiramientos y las asanas del yoga te ayudan a ser más consciente de tu cuerpo, de las sensaciones, de la pelvis y el periné. Te aportan flexibilidad y fortalecen las piernas y la espalda para dar más tono a los músculos y estabilidad a los ligamentos. También mejoran la circulación de fluidos, la respiración y la eliminación de desechos.

- La respiración consciente y la relajación son claves para tu bienestar y el del bebé. Proporcionan oxigeno y vitalidad a todos los sistemas, liberan tensiones musculares, reducen el estrés y segregan endorfinas que te aportan tranquilidad y equilibrio emocional.

La meditación, las técnicas de visualización y la concentración te centran en el presente, te ayudan a confiar en tu cuerpo y en su capacidad, a conectarte conscientemente con el bebé, al tiempo que favorecen una actitud de disponibilidad y apertura mental.

El Yoga facilita a la mujer gestante la conexión con su esencia profunda y con la vivencia sagrada de la maternidad, aportándole seguridad y confianza, tanto en el embarazo como en el momento de dar a luz y en la posterior crianza de su bebé. Dedicarte un tiempo para respirar, relajarte y escuchar tu cuerpo abre las puertas a la sensibilidad y a la acogida física y afectiva que precisará el recién nacido.

- Próximo grupo: del 25 abril a 20 de junio, los jueves de 18,30 a 20h. -

Descargar en PDF: Yoga para embaradas