El día que llegó Selva… relato de mi parto

Sucedió el 22 de Febrero a las 3.29h en una noche de viento y con luna llena menguante.     El lugar, la casa de Nacimientos ‘Aura naixement’ en Igualada. La asistencia en el parto, nuestras dos comadronas Maria Teresa Moncunill y Gloria Villena, junto con el acompañamiento perfecto de Isaac (el papá) que supo estar a mi lado desde la serenidad y la sabiduría innata del ser humano… Fue allí donde se produjo el milagro de la vida .. y Selva llegó a nuestros brazos..

El día 21 de Febrero, a las 22h tenía a las dos comadronas frente a mi … llevaba ya 30 horas con contracciones previas .. y se trataba de una dilatación lenta … Por la tarde habíamos practicado un par de sesiones de acupuntura y reiki para animar el tema … y yo conectaba con Selva para decirle q las dos ya estábamos preparadas para el gran momento… No fue hasta la rotura de la bolsa que se inició el proceso de parto …Y entonces las contracciones empezaron a ganar fuerza , intensidad, frecuencia …

Recuerdo las palabras de Gloria, sus consejos, su apoyo , su cariño , los abrazos de Maria Teresa, las caricias, los masajes, las fuerzas que me transmitían … El dolor iba en aumento y yo tenía que buscar posiciones para contrarrestarlo …la respiración me ayudaba a sentirme enraizada y centrada cuando llegaban las fuertes contracciones …. movimientos lentos, circulares, de rodillas, de cuclillas, de pie apoyada en la pared, en la bañera, los sonidos que emitía cada vez eran más intensos, más profundos … gritos de la vida …

De repente sentí la necesidad de tumbarme de lado en la cama y me invadió una enorme necesidad de empujar, tan intensa que me parecía imposible retenerla … Notaba como la vida se abría a través de mí con su propia fuerza .. Las comadronas no dejaban de animarme … ‘venga Eli , sigue así , venga , no pares, un poco más .. ya casi lo tienes .. ’

Ya no sentía el dolor de las contracciones, las endorfinas naturales habían hecho su trabajo y todo el lugar se había impregnado … había entrado en una danza interior, respiración, movimiento, empujes … en un estado de trance que me alejaba de todo aquello…

No sé porqué, pero pedí tumbarme reclinada en la cama y que Isaac se pusiera detrás mío reclinado para sujetarme (como aquel antiguo juego de la cebolla)… Sentía que se acercaba el momento y quería vivirlo con él .. Recuerdo algo muy especial cuando en una de las contracciones Gloria me acercó mi mano para tocar su cabecita … Gloria me decía .. ‘ya lo tienes Eli, sigue empujando fuerte y no pares en la próxima contracción’ … Mis manos agarraban las manos de Isaac, haciendo fuerza con cada empuje, sentía la fuerza de Isaac que me transmitía para empujar .. Cuando llegaba la contracción notaba como bajaba por el canal del parto Selva, y cómo retrocedía en un momento cuando la contracción cesaba.. Entregaba toda mi energía con cada pujo … sentía una fuerza interior inimaginable … la FUERZA FEMENINA … la fuerza de la vida …

Fue entonces cuando Maria Teresa en un ‘venga Eliiiiiiii ánimo aprieta que ya la tienes , no pares, sigue, continua! … aguanta un poco más!’ yo me entregué al máximo, en ese umbral entre la vida y la muerte ….. era como si me hubiera trasladado a otro lugar , en un estado de consciencia fuera de mi …. y casi sin darme cuenta Selva empezó a asomar, ya venía!! estaba ahí! y la sentía como bajaba y en ese empuje tan prolongado, que no cesaba, noté como salió y Maria Teresa me la colocó en mi vientre con un movimiento rápido, ya estaba! todo había finalizado! Todo cesó de golpe… se paró el tiempo.. La puse sobre mi pecho y la miré; no me lo podía creer, abrió sus ojos y nos miramos … En seguida buscó mi pecho y se puso a mamar … Todo dejó de existir .. Jamás olvidaré ese instante… A las 3.29h había nacido Selva con 4kg… el dolor había desaparecido totalmente … Estábamos casi en estado de shock….sólo quedaba una sensación de bienestar, de alegría , de felicidad, de subidón …

Isaac hizo el honor de cortar el cordón umbilical …. y desde entonces siento que los dos nos miramos de otra forma … algo muy fuerte nos une … una experiencia única .. y un bebé que nos tiene enamorados …

Sólo quería agradecer a Selva por llevarme a Auranaixement para dar a luz … a Isaac por su apoyo incondicional .. a las dos comadronas Maria Teresa y Gloria por el perfecto acompañamiento y la seguridad que me transmitieron en todo momento … a Ángel por sus tratamientos y su atención … a todo el equipo de AURA …

Y sobretodo gracias a la práctica de YOGA por enseñarme a centrar mi consciencia, por encontrar el espacio silencioso interior, por conectarme por medio de la respiración para ayudarme a relajar la tensión y liberar gradualmente a mi cuerpo de rigideces y contracciones …Gracias a todos por permitirme vivir el parto soñado …un parto más humanizado, más mamiferizado …

Eli

Lo que me resultó realmente fascinante de Aura, es el equilibrio con el que combinan la máxima atención con la máxima intimidad, lo cariñoso y familiar con lo rigurosamente profesional, una enorme sabiduría con natural humildad, todo ello en un lugar escrupulosamente limpio pero a la vez en un ambiente cargado de buena energía.

Gracias a toda esa armonía puedes llegar a entender que sean capaces de hacer sencillo el milagro mas complejo de la vida

Isaac

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>